Se ofrece una propuesta de innovación y mejora docente para trabajar con los alumnos de 3º de la ESO el género picaresco, para ello, utilizaremos la serie televisiva El Pícaro, emitida por televisión española en 1974; la adaptación dramática y cinematográfica realizada por Fernando Fernán-Gómez de la novela anónima La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, Lazarillo de Tormes (1994) y Lázaro de Tormes (2001) respectivamente; y la lectura de una Antología literaria adaptada a sus edades y constituida por diferentes fragmentos de grandes novelas picarescas. Por lo tanto, estudiamos este género a partir de un formato atípico para el docente, es decir, sustituimos o combinamos la lectura de las obras literarias con la serie de televisión, la adaptación teatral y la cinematográfica.

Para ello, decidimos escoger aquellos fragmentos literarios que tomó Fernando Fernán-Gómez para crear su serie televisiva El Pícaro y, así, poder presentarle a nuestro alumnado una batería de actividades donde tendrán que trabajar los dos formatos, es decir, la visualización de los textos mediante la proyección de la serie y la contemplación de los mismos mediante la lectura de dichos fragmentos adaptados. Además, también quisimos incorporar en esta Antología a un autor canario aunque no podamos vincular su texto con ningún capítulo de la serie, sin embargo, nos pareció oportuno incluirlo, puesto que tenemos la oportunidad de valorar la aportación de la literatura canaria a este género.

Asimismo, debido a la complejidad que caracteriza a las obras picarescas, quisimos elaborar la siguiente Antología incorporando tanto el texto original del fragmento seleccionado como su correspondiente adaptación. Tan solo utilizamos una adaptación juvenil ya creada por la editorial Vicens Vives para adaptar los fragmentos originales de la obra Lazarillo de Tormes, mientras que para el resto de fragmentos pertenecientes a las obras «Rinconete y Cortadillo», El Buscón, La hija de Celestina y La vida del noticioso Jorge Sargo hemos realizado la adaptación, puesto que no encontramos ninguna edición juvenil adaptada. En este sentido, debemos aclarar que nuestro único propósito ha sido no alterar el contenido original, por lo que  simplemente nos limitamos a sustituir aquellas palabras o giros sintácticos en desuso.  En definitiva, dicha Antología literaria puede ser consultada descargando el archivo pdf al final del artículo.

A continuación, también se adjuntará el resto del material que vamos a utilizar para poder desarrollar el conjunto de actividades, además de incorporar material teórico con el que el docente podría apoyarse para introducir al alumnado en el género. 

1. Datos Técnicos

-Autoría: Erika Benítez Herrera.

-Estudio: 3º Educación Secundaria Obligatoria (LOE).

-Materias: Lengua Castellana y Literatura (LCL).

-Contenidos trabajados:

I.Escuchar, hablar y conversar

6. Expresión oral siguiendo las pautas de ortofonía y dicción de la norma culta canaria.

7. Participación y cooperación en situaciones de aprendizaje compartido (expresión de ideas, experiencias, sentimientos) desarrollando actitudes de respeto y tolerancia.

II.Leer y escribir

1.4.  Comprensión de textos descriptivos, narrativos, dialogados, expositivos y argumentativos, con especial atención a la identificación del tema, al reconocimiento de su estructura y de las principales características de cada tipología textual.

1.5.  Utilización de las bibliotecas y de las tecnologías de la información y la comunicación de forma autónoma para la localización, selección y organización de información.

2.1. Composición de textos descriptivos, narrativos, dialogados, expositivos y argumentativos, atendiendo especialmente al respeto de su estructura y a las características formales de cada tipología textual. 

2.6. Interés por la buena presentación de los textos escritos tanto en soporte papel como digital, con respeto a las normas gramaticales, ortográficas y tipográficas.

III.Educación literaria

1. Lectura de obras o fragmentos adecuados a la edad, relacionándolos con los grandes periodos y autores de la literatura desde la Edad Media hasta el siglo XVIII, con la debida atención a autores canarios y a muestras de la literatura europea.

4. Lectura comentada y dramatizada de obras teatrales breves y fragmentos representativos del teatro clásico español, reconociendo algunas características temáticas y formales.

5. Composición de textos de intención literaria y elaboración de trabajos sencillos sobre lecturas.

IV.Conocimiento de la Lengua: uso y aprendizaje

15. Uso progresivamente autónomo de diccionarios y de correctores ortográficos de los procesadores de textos, y de otros diccionarios virtuales.

16. Conocimiento y uso reflexivo de las normas ortográficas, apreciando su valor social y la necesidad de ceñirse a la norma lingüística.

-Criterios de evaluación:

SLCL02C02 Extraer y contrastar informaciones concretas e identificar el propósito en los textos escritos más frecuentes en el ámbito social; seguir instrucciones en ámbitos públicos y en procesos de aprendizaje de cierta complejidad; inferir el tema general y temas secundarios; distinguir cómo se organiza la información en cada una de las tipologías textuales.                                    

 Competencias que desarrolla: Competencia en comunicación lingüística, Tratamiento de la información y competencia digital, Competencia para aprender a aprender.

SLCL02C04 Narrar, exponer, argumentar y escribir diálogos, así como resumir y comentar, en soporte papel o digital, usando el registro adecuado, organizando las ideas con claridad, enlazando los enunciados en secuencias lineales cohesionadas, respetando las características de cada tipología textual, las normas gramaticales y ortográficas y valorando la importancia de planificar y revisar el texto.                                               

Competencias que desarrolla: Competencia en comunicación lingüística, Tratamiento de la información y competencia digital, Competencia social y ciudadana, Competencia para aprender a aprender.

SLCL02C05 Exponer una opinión sobre la lectura personal de una obra completa adecuada a la edad y relacionada con los periodos literarios estudiados; evaluar la estructura y el uso de los elementos del género, el uso del lenguaje y el punto de vista del autor; y situar básicamente el sentido de la obra en relación con su contexto y con la propia experiencia.                                        

 Competencias que desarrolla: Competencia en comunicación lingüística, Competencia cultural y artística, Competencia para aprender a aprender.

SLCL02C06 Utilizar los conocimientos literarios en la comprensión y la valoración de textos breves o fragmentos, atendiendo a la presencia de ciertos temas recurrentes en la tradición literaria, incluida la canaria, al valor simbólico del lenguaje poético y a la evolución de los géneros, de las formas literarias y de los estilos.                                          

Competencias que desarrolla: Competencia en comunicación lingüística, Competencia cultural y artística, Competencia social y ciudadana.

SLCL02C07 Componer textos, en soporte papel o digital, con intención literaria, poniendo en práctica los conocimientos adquiridos sobre las convenciones literarias, con especial atención al tratamiento de los temas abordados y la correcta aplicación de las características propias de cada género.                                           

Competencias que desarrolla: Competencia en comunicación lingüística, Tratamiento de la información y competencia digital, Competencia cultural y artística.

SLCL02C08 Mostrar conocimiento de las relaciones entre las obras leídas y comentadas, el contexto en que aparecen y los autores más relevantes de la historia de la literatura, con la adecuada atención a autores canarios y a muestras de la literatura europea, realizando comentarios literarios u otros trabajos personales de información y de síntesis o de imitación y recreación, en soporte papel o digital.

 Competencias que desarrolla: Competencia en comunicación lingüística, Tratamiento de la información y competencia digital, Competencia cultural y artística.

SLCL02C010 Conocer la terminología lingüística necesaria para la reflexión sobre el uso.                                                     

Competencias que desarrolla: Competencia en comunicación lingüística, Competencia social y ciudadana, Autonomía e iniciativa personal.

Propuesta de actividades para trabajar la serie televisiva El Pícaro

1. Señala las características más relevantes que has podido observar en el primer capítulo de la serie televisiva El Pícaro.

-Objetivo de la actividad: La finalidad de este ejercicio es que el alumnado sea capaz de identificar el conjunto de características que definen a un pícaro. Por lo tanto, pretendemos que los alumnos recuerden por lo menos las características más relevantes de aquella larga enumeración que se le ofreció durante la sesión teórica.

Concretamente, durante los 30 minutos que dura este primer capítulo, los alumnos podrán observar algunas de las características más peculiares, es decir, la sucesión de oficios por los que va pasando Lucas Trapaza, protagonista y pícaro en la serie, y la peregrinación constante en la que vive este desventurado personaje. En este primer capítulo, en efecto, podemos observar cómo Lucas Trapaza trabaja al servicio de varios amos como pinche de cocina, como barrendero menor en la escalera del palacio de un cardenal y como actor en la representación de una comedia.

-Criterio de evaluación: SLCL02C02 y SLCL02C06 

2. Relaciona y vincula los siguientes fragmentos literarios con su capítulo correspondiente. Además, el alumno debe añadir el título de la obra literaria a la que pertenece cada fragmento y el nombre de su autor:

Fragmento 1:

― ¡Oh, cuerpo de Dios, ama, hubiera preferido que matara a un hombre o robara dinero al rey, cosa que yo pudiera callar, y no haber hecho lo que ha hecho, que es imposible dejarlo de decir! ¡Malaventurado de mí y de usted!

Ella, como me vio hacer extremos con tantas veras, se consternó y dijo:

― Pues, Pablos, ¿yo qué he hecho? Si te burlas, no me aflijas más.

― ¡Cómo que burlas! Yo no puedo dejar de dar parte a la Inquisición, porque, si no, estaré descomulgado.

― ¿Inquisición? ― dijo ella; y empezó a temblar ―. Pues ¿yo he hecho algo contra la fe?

― Eso es lo peor ― decía yo ―; no se burle de los inquisidores; decid que fuiste una boba y que se retracta, y no niegue la blasfemia y el desacato.           

Francisco de Quevedo, El Buscón: Adaptación nuestra [Antología: pp. 9-10]

Fragmento 2:

― ¡Nadie se burle con quebrantar la más mínima cosa de nuestra orden, que le costará la vida! Manifiéstese la bolsa y si se encubre por no pagar los derechos, yo le daré enteramente lo que te toca, y pondré los demás de mi casa, porque de todas maneras ha de ir contento el alguacil.

Volvió de nuevo a jurar el mozo, y a maldecirse, diciendo que él no había tomado tal bolsa, ni sus ojos la habían visto; todo lo cual fue poner más fuego a la cólera de Monipodio, y dar ocasión a que toda la junta se alborotase, viendo que se rompían sus estatus y buenas ordenanzas.

Viendo Rinconete, pues, tanta disputa y alboroto, le pareció que sería oportuno calmar y dar contento a su mayor, que reventaba de rabia; y aconsejándose con su amigo Cortadillo, con acuerdo de ambos, sacó la bolsa del sacristán y dijo:

― Cese toda cuestión, mis señores; que esta es la bolsa, sin faltarle nada de lo que el alguacil manifiesta; que hoy mi camarada Cortadillo le dio alcance, con un pañuelo que al mismo dueño se lo quitó, por añadidura.

 

Miguel de Cervantes, «Rinconete y Cortadillo»: Adaptación nuestra [Antología: pp. 19-20]

Fragmento 3:

El venerable viejo, que había oído atento y desde el principio le había parecido el caso fiel, cuando vio la daga y la conoció, dio en su ánimo entero crédito, donde hizo este breve discurso: «Si yo mando a llamar a mi sobrino y le saco de entre tantos caballeros, sería dar nota y quizá ocasión de que algunos curiosos le siguiesen de los que en esta pretensión le han sido competidores, y entendiendo de las voces que han de dar estas mujeres la bajeza de su ánimo, le llevarían la noticia a la novia que fácilmente suspendería la boda, perdiendo en una hora lo que con mucho trabajo y costa ha pretendido muchos años. ¡Bueno es que quien arrojó al mar, por salvar su persona, las joyas, la plata y el oro, repare en la ropa! ¿He gastado lo más y dudaré en lo menos? Fuera de que la hazaña es muy propia de su corazón, y seguramente la creo: no desdice el paño, todo es de un color y de una misma pieza».

 Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, La hija de Celestina: Adaptación nuestra [Antología: pp. 21-22]

Fragmento 4:

En su oficio era un águila(1). Sabía de memoria ciento y pico oraciones, y las decía con tono bajo, reposado y tan sonoro que resonaban en toda la iglesia donde rezaba(2). Y las decía con el rostro humilde y devoto, sin hacer gestos ni muecas con la boca y los ojos, como suelen hacer otros ciegos. Además de esto, tenía otras mil formas y maneras de sacar dinero. Sabía oraciones para muchos y muy diversos efectos: para las mujeres que no parían, para las que estaban de parto y para las malcasadas, con el fin de que sus maridos las quisiesen bien. Echaba pronósticos a las preñadas sobre si traían un hijo o una hija. Y en cuanto a medicina, me decía que Galeno(3) no sabía ni la mitad que él para curar el dolor de muelas, los desmayos o los males de matriz. En fin, que en cuanto alguien le decía que sufría algún padecimiento, en seguida le decía mi amo:

― Haced esto, o esto otro, o coged tal yerba, o tomad esta raíz…

Así que todo el mundo andaba detrás de él, especialmente las mujeres, que se creían todo lo que les decía. Con estas artes(4) sacaba de las mujeres gran beneficio, y ganaba él más en un mes que cien ciegos en un año.                                              

Anónimo, Lazarillo de Tormes: Adaptación juvenil [Antología: pp. 1-2]

Fragmento 5:

Quiso, pues, el diablo, que nunca está ocioso en cosas tocantes a sus servicios, que, yendo a vender no sé qué ropa y otras cosillas a una casa, conoció uno no sé qué hacienda suya. Trajo un alguacil y agarraron a la vieja, que se llamaba la madre Labruscas. Confesó luego todo el caso, y dijo cómo vivíamos todos, y que éramos caballeros de rapiña(5). La dejó el alguacil en la cárcel, y vino a casa, y halló en ella a todos mis compañeros, y a mí con ellos. Traía media docena de corchetes –verdugos de a pie –, y dio con todo el colegio buscón en la cárcel, donde se vio en gran peligro la caballería.                                                                                           

Francisco de Quevedo, El Buscón: Adaptación nuestra  [Antología: pp. 13-14]

 

-Objetivo de la actividad: Con este ejercicio pretendemos motivar al alumno en la lectura, ya que los estamos obligando indirectamente a que vuelvan a leérsela para que puedan identificar cada fragmento con su capítulo correspondiente. Con este tipo de actividades el alumno se enfrenta a la lectura de una manera más positiva, puesto que se lo toma como un juego para buscar las relaciones entre la serie televisiva y las obras literarias.

-Criterio de evaluación: SLCL02C05 

3. En dos de los capítulos podemos citar algunos elementos o algunos aspectos que han provocado la evolución del género picaresco en relación con la obra pionera, ¿de qué capítulos estamos hablando y cuáles son estos elementos evolutivos?

-Objetivo de la actividad: Con esta actividad pretendemos que los alumnos recuerden cuáles eran los rasgos que caracterizaban y englobaban al conjunto de las primeras novelas picarescas, para, posteriormente, comprobar qué rasgos se han ido modificando y han provocado la evolución del género. Muchos son los autores que han querido modificar ese primer patrón establecido, pero lo que más nos interesa es que los alumnos, por un lado, destaquen la incorporación de la figura femenina como protagonista, añadiendo qué autor fue el pionero en presentar una novela picaresca en la que la pícara viniese a sustituir al pícaro tradicional, además de citar a otros autores y otros títulos que han seguido estos mismos pasos. Y, por otro lado, también nos interesa que citen el cambio que se ha producido en cuanto a la persona que narra la acción, es decir, cómo se ha pasado de una narración autobiográfica y, por lo tanto, en primera persona, a una narración en tercera persona donde ya no tenemos una única visión de los hechos, puesto que al pícaro se le busca un compañero de peregrinaje.

-Criterio de evaluación: SLCL02C06

4. Realiza un cuadro comparativo donde queden reflejados tanto los rasgos en común como las diferencias que tienen las cuatro novelas que hemos decidido trabajar para comprender el género picaresco.

-Objetivo de la actividad: Con esta actividad pretendemos reforzar lo trabajado en el ejercicio anterior, pero queremos comprobar la capacidad del alumnado para realizar actividades de comparar y contrastar. Los alumnos no suelen presentar dificultades para realizar este tipo de actividad, ya que están acostumbrados a trabajar con esquemas para relacionar los rasgos, características y autores que definen cualquier movimiento o rasgo literario. Por lo tanto, se trata de una actividad bastante precisa y aclaratoria para ellos.

-Criterio de evaluación: SLCL02C02, SLCL02C06 y SLCL02C08

5. ¿Se reproducen literalmente los diálogos de los capítulos 2 y 9 de la serie en relación con la novela de partida?

-Objetivo de la actividad: Con esta actividad pretendemos que los alumnos tomen el texto en sus manos para comprobar si el director y guionista de la serie, simplemente, se dedicó a hacer una simple traslación de escenas concretas para reproducirlas o si, además de tomar estas escenas concretas, también se atrevió a realizar alguna modificación.

Los alumnos tendrán que ver una clara diferencia entre la escena en la que el pícaro Pablos burla al ama que criaba gallinas y la escena en la que la pícara Elena burla al conde don Rodrigo Villafañe. En esta última, no hay una reproducción literal del hipotexto(6), ya que Fernando Fernán-Gómez modifica la obra de Salas de Barbadillo. En la novela es Elena la que le relata al conde la humillación que tuvo que vivir en manos de su sobrino. Sin embargo, en la serie televisiva Fernán-Gómez reparte este mismo recurso entre tres pícaros, es decir, Manuela, Isabel la Toledana y Lucas Trapaza, que vendrían a desempeñar el papel de Elena, la vieja alcahueta y el hermano de Elena, por lo que Fernando Fernán-Gómez realiza una «adaptación con mecanismo de ampliación» según la tipología propuesta por José Luis Sánchez Noriega (2000: 63-70) para desarrollar este capítulo, mientras que para desarrollar el capítulo de Francisco de Quevedo realiza una «adaptación como ilustración», puesto que no altera ni modifica el hipotexto.

-Criterio de evaluación: SLCL02C04, SLCL02C05 y SLCL02C06 

6. Busca en los diferentes fragmentos no adaptados aquellas palabras que han sufrido evolución en la escritura para clasificarlas en palabras con contracciones en desuso, palabras con pronombre enclítico en desuso y palabras con vacilación vocálica.

-Objetivo de la actividad: Aunque estemos trabajando aspectos literarios, podemos aprovechar los diferentes fragmentos para estudiar cuestiones relacionadas con la lengua. Con este tipo de actividades podemos trabajar y hablarles de las diferentes normas ortográficas y de la importancia que tienen los hablantes en una lengua, porque mientras una lengua permanezca viva está en constante cambio.

-Criterio de evaluación: SLCL02C010 

7. Selecciona uno de los fragmentos literarios de la Antología y realiza una comparación donde argumentes las similitudes entre este fragmento y una imagen pictórica.

-Objetivo de la actividad: Esta actividad tiene como finalidad relacionar las diferentes artes, el alumno tiene que ser capaz de buscar el vínculo entre la imagen y el texto.

-Criterio de evaluación: SLCL02C04

8. Dividiremos la clase en siete grupos para que cada uno de estos tengan que trabajar un capítulo diferente de la novela Lazarillo de Tormes. Cada grupo tendrá que adaptar el texto narrativo de su capítulo en un texto dramático, para realizar, posteriormente, la representación conjunta de toda la obra.

-Objetivo de la actividad: La presente actividad tiene múltiples objetivos. Por un lado, se pretende que el alumno sea capaz de identificar las características que definen y diferencian a un texto narrativo de uno dramático, por lo que se pretende comprobar que las diferencias entre géneros literarios estén claras. Además, también pretendemos valorar el esfuerzo y el trabajo en equipo, ya que se evaluará la coordinación y cooperación en el momento de la representación. Por otro lado, también se tendrá en cuenta el guion realizado para dicha interpretación  (que se sepan los papeles, la manera de meterse en el papel y defenderlo, etc.), la escenografía (vestuarios y decoración), la originalidad, la creatividad, la vocalización y todo lo relacionado con la expresión oral. No olvidemos que tradicionalmente le hemos dado mayor importancia a la expresión escrita dejando de lado la oralidad y esto debe cambiar, por lo que debemos fomentar actividades en el que el alumno tenga que defenderse y ser evaluado mediante la elocución.

-Criterio de evaluación: SLCL02C07 

9. Creación de una historia picaresca ambientada en el lugar natal del alumno, es decir, entre los enclaves del municipio güimarero.

-Objetivo de la actividad: En esta actividad se valorará la mayor incorporación de elementos que distinguen tanto este tipo de novela como a su protagonista. Además, también se tendrá en cuenta la composición escrita donde se prestará especial atención a las marcas de enunciación, el uso de conectores textuales, la correcta formación de oraciones, el cumplimiento de las normas ortográficas y signos de puntuación, además de la originalidad y creatividad que tenga el alumno con la elaboración de su historia.

-Criterio de evaluación: SLCL02C04, SLCL02C06 y SLCL02C07

Propuesta de actividades para trabajar la adaptación cinematográfica, Lázaro de Tormes (2001) y dramática, Lazarillo de Tormes (1994), de la novela anónima Lazarillo de Tormes.

1. Realizamos una visita con nuestros alumnos al Teatro Leal, suponiendo que uno de los puntos establecidos en el calendario de actuaciones de El Brujo con la obra dramática Lazarillo de Tormes (1994) es en Tenerife.(7)

-Objetivo de la actividad: Esta visita presenta múltiples objetivos, ya que no solo nos interesa que disfruten y se familiaricen con este gran clásico literario. También nos gustaría aprovechar esta salida del Centro para que los alumnos aprendieran y reconocieran la estructura, organización y diferentes elementos que constituyen un teatro.

Los días previos a la visita los dedicaríamos a explicar todo lo relacionado con la novela anónima, es decir, realizaríamos un análisis de la obra a partir de la lectura adaptada de la misma. Creemos que es necesario que los alumnos acudan al teatro una vez que hayan trabajado en profundidad todos los aspectos del género picaresco y de la novela, puesto que de esta manera la visita será más fructífera y enriquecedora porque podrán comprobar las similitudes y diferencias entre la obra de origen y las obras adaptadas. 

-Criterio de evaluación: SLCL02C05 

2. Identifica a qué obra (novela anónima o adaptación teatral) pertenecen los siguientes fragmentos, justifica tu respuesta.

LAZARO-ESCUDERO. –No señor, que aún no eran dadas las ocho cuando encontré a Vuestra Merced.

LÁZARO-ESCUDERO. – Pues, aunque de mañana, yo había almorzado, y cuando así como algo, te hago saber que hasta la noche me estoy así. Por eso, pásate como puedas, que después cenaremos.

LÁZARO. – Créanme Vuestras Mercedes que cuando esto le oí, estuve a punto de desmayarme, no tanto de hambre como de ver cuánta era mi mala fortuna. Allí se me representaron de nuevo mis fatigas y torné a llorar mis trabajos, cuidando que mi amo no me viera las lágrimas. Allí me vino a la memoria las consideraciones que me hacía cuando me pensaba ir del clérigo, diciéndome que, aunque aquel era desventurado y mísero, quizás topara con otro peor. Finalmente allí lloré mi trabajosa vida pasada y mi segura muerte venidera. Y con todo, disimulando lo mejor que pude, dije:

LÁZARO-NIÑO. – (Sorbiéndose las lágrimas, disimulando el llanto.) Señor, mozo soy, y no me fatigo mucho por comer, bendito sea Dios. De eso podré yo alabarme entre todos mis iguales, y por ello fui loado hasta hoy por los amos que he tenido.

LÁZARO-ESCUDERO. – Gran virtud es ésa, y por eso te querré más. Porque el hartarse es de los puercos y el comer moderadamente es de los hombres de bien.

LÁZARO NIÑO. – (Murmura como en un aparte.) ¡Bien te he entendido! ¡Maldita sea tanta medicina y tanta bondad como encuentran en el hambre los amos que encuentro!

LÁZARO. – Me puse a un lado del portal y saqué unos pedazos de pan del seno, que me habían quedado de los de por amor de Dios. Él que me vio hacerlo, me dijo:

LÁZARO-ESCUDERO. – Ven acá, mozo. ¿Qué comes?

LÁZARO. – Me acerqué a él y le mostré el pan. Tomó un pedazo de los tres que yo tenía, el mejor y más grande.

LÁZARO-ESCUDERO. – Por mi vida, que parece éste buen pan. ¿Dónde lo encontraste? ¿Es amasado a manos limpias?

LÁZARO-NIÑO. – No sé yo eso; mas a mí su sabor no me da asco.

LÁZARO. – Llevándose mi amo el mendrugo a la boca, comenzó a dar en él tan feroces bocados como yo en los otros.

LÁZARO-ESCUDERO. – (Con la boca llena.) Sabrosísimo pan es, por Dios.

LÁZARO. – Como vi de qué pie cojeaba, me di prisa, porque le vi en disposición, si acababa antes que yo, de ayudarme a terminar lo que me quedase. Y con esto acabamos casi a la par. Y mi amo comenzó a sacudir con las manos unas pocas migajas, bien menudas, que en el pecho se le habían quedado, y entró en una cámara y sacó un jarro viejo y desbocado y después de beber me convidó con él. Yo, por fingirme sobrio dije:

LÁZARO-NIÑO. – Señor, no bebo vino.

LÁZARO-ESCUDERO. – Agua es, bien puedes beber.

LÁZARO. – Bebí un poco, sólo por no hacerle desprecio, pues no era sed lo que me atormentaba. Al llegar la noche, me llevó a la cámara de donde había sacado el jarro y me dijo:

LÁZARO-ESCUDERO. – Mozo, ponte allí y verás cómo hacemos esta cama, para que la sepas hacer de aquí en adelante.                                        

 [Fernán-Gómez (1994): pp.37-38]

______________________________________________________________________

– Oye, mozo, ¿has comido?

– No, señor, ― dije―, que  no eran ni las ocho cuando me encontré con Vuestra Merced.

– Pues, aunque temprano, yo ya había almorzado. Y quiero que sepas que cuando almuerzo algo, paso así hasta la noche. Por eso, arréglatelas como puedas. Ya cenaremos a su hora.

Crea Vuestra Merced que cuando le oí decir esto, estuve a punto de desmayarme, no tanto de hambre como porque me di perfecta cuenta de mi mala suerte. Entonces se me representaron de nuevo todas mis fatigas, y volví a llorar mis penalidades; entonces recordé que, cuando dudaba sobre si dejar o no al clérigo avaro y mísero, pensaba en que aún podía encontrar, por desgracia, a otro peor; entonces, en fin, lloré mi penosa vida pasada y mi cercana muerte venidera.

Pero, a pesar de esto, disimulé lo mejor que pude, y dije a mi amo:

– Señor, soy un mozo que no se fatiga mucho por comer, bendito sea Dios. Si de algo puedo yo alabarme es de tener la garganta menos tragona de todos los criados. Todos los amos que he tenido hasta hoy la han elogiado.

– Virtud es ésa, ― dijo él ―, y por eso te querré más,  porque el hartarse es propio de los puercos. En cambio, el  comer moderadamente es de los hombres de bien.

« ¡Ya te entiendo!», dije yo entre mí. « ¡Maldita tanta medicina y tanta bondad como mis amos encuentran en el hambre! ».

 Me puse en un rincón de la entrada y saqué de debajo de la camisa unos pedazos de pan que me habían quedado de los que mendigaba por amor a Dios. El escudero, que vio esto, me dijo:

– Ven acá, mozo. ¿Qué comes?

Yo me acerqué a él y le enseñé el pan. Me cogió un pedazo de los tres que tenía, el mejor y más grande, y me dijo:

– Por mi vida, parece buen pan.

– ¿Y desde cuándo, señor, el pan no es bueno?

– Tienes razón ― dijo ―. Pero ¿dónde lo has conseguido? ¿Estará amasado por manos limpias?

– Eso no lo sé yo, señor, pero a mí no me da asco el sabor que tiene.

– Sea lo que Dios quiera ― dijo el pobre de mi amo, y se llevó el trozo de pan a la boca y comenzó a darle tan fieros bocados como yo a los otros dos trozos.

–Está muy sabroso este pan, por Dios. –dijo.

Y como me di cuenta de qué pie cojeaba y lo vi tan dispuesto a echarme una mano con el pan que me quedase, si acababa antes que yo, engullí mi ración a toda prisa. Así que acabamos casi a la vez.  Mi amo se sacudió unas pocas migajas, muy menudas, que se  le habían quedado en el pecho y entró en un cuartito, sacó un jarro desbocado(8) y no muy nuevo, bebió y luego me invitó a beber. Yo me hice el sobrio(9) y le dije:

– Señor, no bebo vino.

– Es agua ― me respondió ―. Bien puedes beber.

Entonces tomé el jarro y bebí, no mucho, porque de mi congoja(10) no era de sed.

Luego estuvimos hablando hasta la noche. Yo respondí lo mejor que supe a las cosas que preguntaba. Llegada la hora, me metió en el cuarto donde estaba el jarro de agua y me dijo

– Mozo, quédate ahí y fíjate cómo hacemos esta cama, para que en adelante la sepas hacer tú solo.

 [Eduardo Alonso (2007): pp.82-85]

 

-Objetivo de la actividad: Con esta actividad pretendemos que los alumnos sean capaces de identificar las características que diferencian el género narrativo del dramático, es decir,  de observar la presencia de acotaciones y ausencia de narrador en el género dramático a diferencia del narrativo. Además, también pretendemos que los alumnos logren diferenciar en ambos fragmentos desde el punto de vista lingüístico, puesto que en el segundo podemos encontrar un lenguaje mucho más cercano y entendible, mientras que el primero se caracteriza por el uso de uno mucho más antiguo y menos accesible para su entendimiento.   

-Criterio de evaluación: SLCL02C06 y SLCL02C08

3. Une con flechas las siguientes características con la obra a la que corresponda. 

Relato dirigido a Vuestras Mercedes

Siete tratados

Uso de la técnica del bululú

Novela anónima

Narración autobiográfica

Un único acto

Inicio con un Lázaro niño                                                                   Adaptación teatral

Relato dirigido a Vuestra Merced

Inicio con un Lázaro adulto

¿Qué es la técnica del bululú?

-Objetivo de la actividad: Con esta actividad pretendemos que los alumnos sean capaces de identificar los rasgos que diferencian la adaptación dramática de la novela de partida. Además, también queremos que investiguen cómo el autor solventa el problema que implicaba trasladar la narración propia del género novelesco al dramático y, para ello, el autor hace uso de la fórmula clásica del bululú. Esta técnica del bululú exige un mayor esfuerzo por parte del espectador, al igual que el uso de su imaginación, puesto que la obra está interpretada por una única persona que va asumiendo diferentes papeles sin cambiar su vestuario. Asimismo, el hecho de desdoblarse un solo autor en varios personajes otorga un enorme interés a esta adaptación, no solo porque hace dialogar a la literatura con el teatro y al pasado con el presente, sino porque permite el disfrute por parte del espectador medio de las técnicas teatrales.

-Criterio de evaluación: SLCL02C02, SLCL02C06 

4. ¿La adaptación dramática presenta una fidelidad rigurosa hacia el texto literario?

-Objetivo de la actividad: El objetivo que presenta esta actividad es comprobar la atención prestada por los alumnos durante la representación teatral, ya que  tendrán que recordar si en esta adaptación el autor incorporó personajes, cambió escenas o modificó el hipotexto, por lo que tendrán que comentar si se trata de una «adaptación como ilustración» o una «adaptación con mecanismo de ampliación» según la tipología propuesta por José Luis Sánchez Noriega (2000:63-70).

Sin embargo, debemos aclarar que nosotras no pretendemos que los alumnos manejen la terminología de Noriega, pero sí que diferencien tipos de adaptación de forma intuitiva.

-Criterio de evaluación: SLCL02C02, SLCL02C06 y SLCL02C08

5. ¿Qué tipo de narración emplea Fernando Fernán-Gómez en la película Lázaro de Tormes? ¿Presenta similitud con la narración empleada para la serie televisiva El Pícaro? ¿Qué caracterizaba las novelas picarescas en relación con la narración?

-Objetivo de la actividad: Con esta actividad pretendemos que los alumnos recuerden que la narración autobiográfica es una de las principales características que definen a este tipo de novelas. Sin embargo, también queremos comprobar la capacidad de asociación y el nivel de atención prestado tanto en el visionado de la serie televisiva como de la película, puesto que en ambos casos el autor combina la narración en presente con la narración retrospectiva.

-Criterio de evaluación: SLCL02C02, SLCL02C06 y SLCL02C08

 6. Clasifica las siguientes características en la columna correspondiente según la obra a la que pertenezca.

  • Presencia de un antagonista, Pedro Machuca.
  • Narración autobiográfica de carácter retrospectivo –analepsis en términos filológicos–.
  • No sabemos quién es el narratario al que Lázaro trata de Vuestra Merced.
  • Se manifiestan explícitamente esas «cosillas» por las que el joven Lazarillo abandona al clérigo de la Merced del Tratado IV.
  • No conocemos el nombre de la esposa de Lázaro.
  • Narración autobiográfica de carácter retrospectivo –flash-back en términos cinematográficos–.
  • Podemos identificar y sabemos quién es Vuestra Merced y, por lo tanto, a quién va dirigido el relato.
  • No sabemos cuáles son esos motivos por los que Lázaro decide abandonar al clérigo de la Merced que tiene en el Tratado IV por amo.
  • Teresa, esposa de Lázaro, mantiene relaciones con el arcipreste.

 

Lázaro de Tormes (2001)

Película

Lazarillo de Tormes (1554)

novela

   
   
   
   
   
   
   
   
   

 

-Objetivo de la actividad: Los alumnos deben reconocer los cambios que realiza Fernán-Gómez en relación con la obra narrativa de la que parte, puesto que en la adaptación cinematográfica aparecen representados ciertos temas que en la novela anónima el autor insinuaba pero no confirmaba. Por lo tanto, en la película podemos observar el motivo por el que Lázaro decide abandonar a su cuarto amo, puesto que este último intenta mantener algo más que una relación entre amo y aprendiz con Lázaro y termina robándole un beso.

Por otro lado, la relación de amor entre Lázaro y Teresa es otra de las modificaciones que realiza Fernán-Gómez, ya que en la obra anónima, como bien sabemos, este personaje no tiene nombre, lo que contribuye al halo enigmático que, al menos en apariencia, la envuelve. Asimismo, lo que en la novela se insinúa en la película se manifiesta, es decir, en la obra narrativa se especula que la esposa de Lázaro mantiene relaciones con el arcipreste, aunque nunca el autor nos lo confirma con unas declaraciones que así lo demuestren, mientras que en la película sí se nos presentan las escenas donde la mujer entra y sale de la casa del arcipreste y ambos se besan.

Además, Fernando Fernán-Gómez acude al mismo procedimiento de dirigir la narración a un narratario o destinatario interno en la narración, tal y como hace el autor anónimo en el Lazarillo de Tormes. Sin embargo, en la adaptación cinematográfica le pone cara al narratario, puesto que Lázaro dirige su discurso a un jurado en una Sala de Audiencias, por lo que el espectador puede entender que el personaje está en una especie de juicio en el que se defiende tras ser acusado de consentidor, mientras que el lector de la novela se tiene que imaginar quién es «Vuestra Merced».

Por último, los alumnos deben reconocer que en la película se inventan nuevos personajes, como el de Pedro Machuca, que desempeña el papel de antagonista, ya que es el que denuncia a Lázaro ante la justicia.

-Criterio de evaluación: SLCL02C06 

7. ¿La adaptación cinematográfica presenta una fidelidad rigurosa hacia el texto literario?

-Objetivo de la actividad: El objetivo que presenta esta actividad es comprobar la atención prestada por los alumnos durante la proyección de la película, ya que en esa sesión en la que se les proyecta la película tendrán que ir anotando lo que consideren relevante y fijarse si el autor incorporó nuevos personajes, cambió escenas o modificó el hipotexto. Asimismo, tendrán que justificar si se trata de «adaptación como ilustración» o una «adaptación con mecanismo de ampliación» según la tipología propuesta por José Luis Sánchez Noriega (2000: 63-70).

-Criterio de evaluación: SLCL02C02, SLCL02C06 y SLCL02C08

8. Completa el siguiente cuadro estableciendo las similitudes y diferencias entre la adaptación dramática y la adaptación cinematográfica:

Descargar (PDF, 14KB)

Ficha utilizada por los alumnos del Colegio Santo Domingo de Güímar 

-Objetivo de la actividad: Con esta última actividad pretendemos que los alumnos sean capaces de comparar y contrastar una misma obra en dos lenguajes distintos. Por lo tanto, en esta ficha quedarían recogidos tantos los aspectos que comparten como aquellos aspectos que las diferencian, quedando de esta manera esquematizadas las principales características de ambas adaptaciones.

-Criterio de evaluación: SLCL02C02, SLCL02C06 y SLCL02C08

 

Notas:

[1] Sagaz: listo, avispado; un águila. Persona perspicaz y de vista penetrante.

[2] A cambio de una limosna, los ciegos solían rezar oraciones o recitar romances acompañados de una guitarra.

[3] Galeno fue un famoso médico griego del siglo II, cuya ciencia constituyó la base de todo el conocimiento sobre la medicina hasta el siglo XVII.

[4] Habilidades.

[5] Robo, saqueo con violencia.

[6] Efectivamente, la adaptación de un texto literario al cine es un ejercicio de intertextualidad, que permite hablar de hipotexto (obra literaria de partida) e hipertexto (película resultante), según la terminología propuesta por Gerard Genette  (1989).

[7] La propuesta de actividad no es tan descabellada, puesto que el pasado otoño “El Brujo” estuvo actuando en los diferentes teatros de Madrid.

[8] Que tiene gastada o mellada la boca.

[9] Moderado.

[10] Angustia, pena.


Materiales

Antología

Descargar (PDF, 223KB)

Materiales utilizados

Descargar (PDF, 104KB)

Clase teórica sobre la picaresca

Descargar (PDF, 1.02MB)