Ignacio de Negrín

Por Yolanda Arencibia

Las composiciones humorísticas

En Poesía del mar se deja asomar la vena humorística de Negrín en dos composiciones. Son ambas «Epístolas» en tercetos encadenados dirigidas a sendas señoras. La «Epístola I. A C…» se acerca al tono reflexivo superficial de la poesía realista y aparece envuelta en similar ironía; algo menos acertada resulta la Epístola II, sin otro título. Pero el desenfado de la composición de Negrín, su inmediatez y hasta su ramplonería, lo alejan de los niveles poéticos que aquellas composiciones podrían tener. Observemos cinco tercetos:

De mis casillas nada hay que me saque,
Ni a trueque de asistir a baile o cita
Cambiara el Raglán por estrecho fraque;
Y a de ser muy discreta y muy bonita
La mujer a quien vaya mi esqueleto
A hacerle al año más de una visita;
Porque no hay para mí mayor aprieto
Que salir a danzar por ese mundo
Dejando abandonado al padre-quieto
Tal vez te causo ya desdén profundo;
Tal vez me llames necio, y botarate,
Y embustero también, y vagabundo…
Sea enhorabuena, Carmen, tal quilate
Me causará un pesar que iré extinguiendo
Con tazas de exquisito chocolate.

Siguiente página → 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

Catedrática de Literatura Española de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Cátedra Pérez Galdós.