Ignacio de Negrín

Por Yolanda Arencibia

El nº 17 de la revista (26-12-47) publica nuevo poema de Negrín, una composición de endeble factura. Está compuesto de dieciséis serventesios y dedicado a la madre fallecida con el título de «Un recuerdo. A mi madre.». Comienza así:

Oh madre mía!…Si mi flébil canto
Puede acaso llegar hasta tu oído
En la mansión de celestial encanto
Donde del mundo no penetra el ruido.
(…)

En el número 152 de (19-1-48) aparece una nueva contribución de Negrín al tema de la conquista desde una perspectiva dolorosa de «vencido»: un soneto titulado «Vera y Doramas». Dice así:

En fuego patrio el corazón ardiendo,
Con pieles solamente resguardado,
Reta Doramas en su enojo osado
Al caudillo español a duelo horrendo:
Parte Juan de las Hoces, revolviendo
El fogoso corcel, mas derribado
Por enemigo y rápido Magado
Muere, el laurel de gloria recibiendo.
Vuela el Conquistador, que nunca teme,
Silban dos dardos, páralos, avanza,
Y arroja en tierra herido el Guanarteme.
Así aquel bote de su ruda lanza
Dio, que a los cielos de tal suerte plugo
Muerte a Doramas, a Canaria el yugo.

Siguiente página → 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

Catedrática de Literatura Española de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Cátedra Pérez Galdós.