Ignacio de Negrín

Por Yolanda Arencibia

Las cuatro unidades de la narración se organizan a partir de títulos de resonancia tradicional y lemas que son intencionados tributos. La primera parte alude a la actitud de los conquistadores y se titula con un lema que alude a la actitud de los conquistadores extraído de la Historia de Canarias de Viera y Clavijo: “De cómo no siempre están los hombres seguros en sus casa, ni los Reyes es sus estados». El desarrollo del tema se distribuye en las unidades sucesivas de esta primera parte: a) la presentación del «locus», b) la de los protagonistas antagónicos Lugo-Bencomo, c) el desafío, d) la «fechoría» central surgida de la división entre los menceyes y e) la imprecación del narrador ante la traición de Añaterve. Aparecen por signos gráficos y distinguidas por la estructura métrica: 80 versos en silvas para la armonía de las presentaciones; cuatro serventesios agudos dodecasílabos para expresar el dolor de la humillación; otras cuatro estrofas de la misma estructura, pero en alejandrinos, para la contestación orgullosa del Mencey Bencomo; otras dos estrofas, ahora dodecasílabas para el gesto voluntarioso del guerrero que prepara la lucha; siete más en endecasílabos para el lamento de la división entre los menceyes.

Observemos la silvas iniciales, que sitúan la acción y los personajes con atractivos tonos épico-dramáticos y eficaces notas sensoriales para la apelación al lector:

¿Veis esas naves rápidas surcando
El líquido elemento
Nubes de espuma en derredor dejando?
¿Y el sonoro concierto
de la bélica trompa, que sonando,
El guerrero escuadrón a la lid cruda
Lanzar parece en horroroso bando
A quien el caso y la coraza escuda?
(…)
Ya baten las arenas sus corceles;
Ya brillan las celadas
A los rayos del sol, y los broqueles
Apréstasen y afilan las espadas
(…)

Observemos también la expresiva pintura del gesto:

Los ojos parecen del torbo guerrero
Querer de sus huecos sanguíneos saltar,
Y lágrima ardiente su rostro severo
Se vio lentamente brillando surcar.
Lágrima que encierra mortal amargura
Que salió del fondo de su corazón…
Mas pronto recobra su fiera bravura,
Y que era Monarca pronto recordó.

El título de la segunda parte del poema («En que se cubre la necesidad indispensable, de presentar en escena a un individuo del bello sexo en toda composición») deja asomar aquella ironía que apuntábamos antes arropada en un expresivo lema de Chateaubriand: «¡Comment vivre moi sans toi!».

En la introducción del tema, 19 quintillas pintan un «locus» sensual y atrayente para presentar a la dama: luz de la mañana «tenida de ópalo y de grana», «brisa perfumada», «cantos armónicos», «el arroyuelo surcando»… Por fin, la aparición de ELLA; y el amor que surge impetuoso; y el diálogo final apasionado y vehemente:

Vése bella y candorosa
Muellemente recostada,
De la inocencia velada.
Doncella gentil y hermosa,
Virgen de boca hechicera
Y majestuoso semblante;
Esbelta, pura, ligera
Cual la sonrisa primera
De inocentísima amante…
¡Y amante fue por su mal
Cuando a Gonzalo miró!
Amor corrió su cendal,
Y al ver tan bello ideal
Enamorada quedó!.
(…)
«¡Ven! huyamos reunidos
A otros mares y otras tierras,
Donde nunca divididos
Se oigan aquellos bramidos,
Ni de éstas se oigan las guerras!»
«¡Partamos! La suerte ya
Tu país abandonó,
Y exánime morirá!…
Pero hay otro reino allá
Y para ti vivo yo!»

La meditación de la doncella y las lágrimas antes de la respuesta dolorida en nuevas quintillas, demandan adecuada lentitud rítmica: lo consiguen tres serventesios dodecasílabos agudos. De nuevo, el arte mayor (ahora serventesios endecasílabos y llanos) resuelve la envoltura métrica de la despedida de los enamorados y las lógicas promesas de futuro («Adiós, le dijo, pues; ya mis hermanos/ Esperándome están, el doble muro/ Sabré romper que alzaran los arcanos/ Entre los dos, Dácila; te lo juro./). En la derivación de los hechos, tanta armonía se rompe en el «nudo» de la acción -que marca el final de esta parte- para transcribir en romances la aparición del rival Güetón y del sentimiento de los celos.

Siguiente página → 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

Catedrática de Literatura Española de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Cátedra Pérez Galdós.